Salud Visual Ojo Seco

El ojo seco es una enfermedad oftalmológica que se produce como consecuencia de una mala lubricación de la superficie del ojo. El problema deriva de una insuficiencia de lágrimas o de una mala calidad de las mismas.

Las lágrimas son fundamentales para mantener el ojo limpio y protegido ante cualquier elemento extraño (motas de polvo, arenilla, pequeños insectos…). Las lágrimas nutren el ojo y le aportan oxígeno. La lágrima mejora la refracción, optimizando la calidad visual.

La mayor parte de la lágrima está compuesta por agua (capa acuosa) aunque también está formada por una capa mucosa y otra lipídica que contienen proteínas, lípidos, glucosa y sodio entre otras.

Si alguna de estas sustancias no se encuentra presente o si no se genera una buena cantidad de lágrimas, la lubricación del ojo se ve afectada dando lugar al desarrollo del ojo seco.

 

Algunos de los síntomas son escozor o picazón que lleva a la persona a sentir la necesidad de frotarse los ojos. Suele ser una sensación como de tener algo dentro del ojo. La falta de lubricación favorece el enrojecimiento de los ojos y, en ocasiones, la inflamación de los párpados. Puede afectar a la visión y, después de un tiempo, provocar dolores de cabeza.

Imagen

Reseñas de nuestros clientes

Teléfono Whatsapp


Más info